Yonkers

Infografía 3D

Infografía 3D o hiperrealidad: todo ventajas e indispensable en algunos sectores

Para ser precisos y técnicos, a la par que sencillos, podemos decir que una infografía 3D es una imagen tridimensional que se obtiene por ordenador. Se trata de una imagen para la que se emplea una técnica que comparte nombre con el propio producto y que en los últimos años se ha convertido en indispensable y no solo para el mundo de la arquitectura.

Se trata de una herramienta muy útil en lo práctico, pero también en lo que a marketing se refiere, cuando dos de las finalidades principales de las infografías en 3D son explicar e impactar.

Los usos de la infografía 3D y todas sus aplicaciones posibles

¿Imaginas que alguien pudiera capturar una idea y llevarla a un plano absolutamente real o a una hiperrealidad, para ser exactos? Esa es la esencia del diseño de infografías 3D, también denominadas renders.

Una hiperrealidad aplicada principalmente para proyectos, proyectos que van a concursar,diseño de interiores, stands, paisajismo o diseño de productos más allá de las aplicaciones propias de la arquitectura.

Arquitectura e infografía 3D, un binomio indispensable

Aunque, como decimos, las infografías en 3D son aplicadas a numerosos proyectos con el fin de hacer posible la visualización de una idea, es en todo lo relacionado con la arquitectura donde se encuentra el campo donde este producto se vuelve indispensable.

Es indispensable porque permite que un proyecto sea visualizado antes de ser ejecutado. Cualquier cambio o modificación que lleve aparejado un enorme coste puede ser visualizado de antemano. Y ello es una posibilidad que explica la gran utilidad de las imágenes en 3D o renders. Veamos:

– Para los proyectos arquitectónicos. Como decimos, son los proyectos y, por ende, los arquitectos los primeros que se benefician con este producto. Poder presentar una idea ante un cliente o un proyecto a un concurso o incluso comprobar ciertos resultados antes de hacer ninguna acometida son algunas de las ventajas de contar con estos diseños por ordenador que, incluso, permiten visualizar el resultado de acabados, entre otros aspectos.

Las infografías, por todo lo anterior, ahorran costes en los proyectos. Poder comprobar cualquier aspecto de un proyecto supone no tener que llevar a cabo una acometida errónea. En definitiva, supone poder comprobar antes de hacer y, por ende, antes de gastar.

– Los proyectos de interiorismo. Nunca será lo mismo, y aquí el impacto visual tiene gran protagonismo, presentar a unos clientes el boceto de un diseño que una imagen en la que parece que hasta podrías vivir. Lo visual siempre será un plus en un caso en el que los materiales, los espacios y el mobiliario están destinados a convencer al cliente. Aquí, como en todos los casos, una imagen vale más que mil palabras.

– Constructores. Se trata de otro de los gremios que más necesitan estos renders, que son un gran avance tecnológico. Poder ver cómo quedarían los cambios antes de su aprobación, ver un proyecto al detalle e incluso vender una construcción son las consecuencias de contar con la última tecnología en diseño. Un punto, este último, que tienen en común con las promotoras, que encuentran en las imágenes en 3D las mejores aliadas para la venta de sus promociones.

Está claro que la realidad convence a los clientes porque les ayuda a ver en un plano más atractivo de qué se trata. Toda una herramienta, por consiguiente, para las constructoras, para las promotoras y, por supuesto, para los comerciales. Vender con la realidad en la mano es vender de una manera más sencilla.

Vivimos en una era en la que no se concibe estar en lo alto de la arquitectura, del interiorismo y de aquellos campos para los que lo visual es esencial sin estar subidos al carro de la tecnología.

Otros beneficios en la era 2.0 y el plano empresarial

Aunque hasta ahora los beneficios y las propias infografías estaban ligados al universo de la arquitectura, la constucción y el interiorismo, la apertura de las empresas al mundo gracias a la presencia en la Red ha cambiado el escenario. Estamos en un momento en el que lo visual supone una serie de ventajas en otros aspectos hasta hace muy poco impensables. Hagamos un repaso:

– Enfatizan las presentaciones empresariales. Aunque de menos enjundia, el tipo de infografías en 3D en este caso están destinadas a la presentación de resultados y al impacto de los mismos en cuanto a lo visual.

– Refuerzan la imagen de marca. Ayudan al recuerdo, y la calidad, lógicamente, es relacionada de forma inmediata con la marca.

– Multiplican el alcance del contenido. Permiten un entendimiento mucho mayor y, por tanto, una gran empatía con lo que se está viendo. No es lo mismo ver un boceto que una imagen o un render.

Cómo se hace una infografía

Una infografía en 3D no es, en absoluto, el resultado de introducir unos parámetros en un programa informático para que se haga magia. Se trata de un proceso del que forman parte unos pasos que queremos que conozcas.

1. El boceto

boceto diseño interioresEn este primer paso captamos la idea del cliente, ya sea un arquitecto o el promotor de un evento. Una vez que es oída la idea, llega el momento de las primeras líneas, del trazado inicial. Un trazado para el que se emplean varias técnicas dependiendo del resultado que quiera obtenerse y que se conoce como establecimiento de la cámara, donde, además, se sitúan los elementos que requiere la escena.

2. El modelado

modelado 3d diseño interiores

El segundo paso consiste, nada más y nada menos, que en levantar ese boceto. En levantarlo volumétricamente. Es un paso esencial a la hora de la comprensión de los espacios, una comprensión que es instantánea. Sin duda, supone el paso indispensable para apreciar la imagen en tres dimensiones. Su comprensión está muy por encima de la que puede tenerse en el boceto realizado en dos dimensiones.

3. La iluminacióniluminación diseño interiores

Este paso tiene mucho que ver con el siguiente. La luz es esencial para dar énfasis a los materiales que forman parte de un proyecto. El efecto de la luz en esos materiales en particular y en los espacios en general será fundamental a la hora de la comprensión de la que ya te hemos hablado.

En este paso, los diseñadores de las infografías tendrán que determinar la luz que más se asemeje al proyecto. Imaginemos el proyecto de una casa. En este paso habrá que recrear de la forma más exacta posible la iluminación. No será lo mismo recrear la luz natural que, por ejemplo, la artificial cuando se trata de un render para un stand en un espacio cerrado.

 

4. Los materialesmateriales diseño interiores

Este paso también se conoce técnicamente, a la hora de hacer una infografía, como texturizado. Es una etapa en la que se introduce en el diseño el material o los materiales que forman parte del mismo: maderas, hormigón, piedra, metales… La realidad pasa por esta etapa, que supone un trabajo minucioso en el que lo que conocemos como reflectividad juega un papel fundamental.

Los expertos saben que la inclusión de los materiales, junto con el diseño correcto de la luz, puede hacer de una infografía un trabajo de diez o quizá todo lo contrario. La recreación debe hacerse en este punto exacto para tener la mejor infografía de nuestro proyecto y para llevar ese proyecto del papel a una realidad donde los volúmenes deben seducir, convencer y explicar.

En este paso, y una vez que se han incluido los materiales, suele presentarse al cliente una infografía previa con el fin de que este pueda hacer los cambios que considere necesarios antes de la composición final. Una composición para la que el renderizado es un elemento fundamental.

Una vez que el cliente da el visto bueno o sugiere los cambios que entiende necesarios se procede a la práctica del renderizado. Este es el proceso informático por el que un diseño se convierte en una infografía en 3D para evitar tener que hacer este paso en más de una ocasión.

5. La entrega

infografía 3d diseño interiores

Una vez que se retocan aspectos puntuales tras el renderizado del proyecto, como los brillos y los detalles ambientales y de otra índole, la infografía en 3D está lista para ser entregada al cliente. Estos retoques se conocen técnicamente como proceso de posproducción y constituyen el paso inmediatamente anterior a la entrega del trabajo contratado.

Llegados hasta aquí solo nos queda aclarar que los pasos son siempre los mismos durante el diseño de los diferentes renders o infografías que puedan encargarnos: de interiores, de exteriores, edificaciones, stands, diseños de eventos, de productos, renders de publicidad, para catálogos o para visitas virtuales. La realidad está más de moda que nunca porque es más necesaria que nunca.

Ya ves que la realidad, cuando de infografías se trata, no tiene más límites que la imaginación de los clientes. El bocetaje, la modelación, la iluminación y la inclusión de los materiales serán los encargados, a través de las manos más expertas, de llevar esa idea a la realidad de los planos volumétricos.